dilluns, 13 de juny de 2011

Planificación de la acción

Planifiqué la estrategia de la siguiente manera:

Primeras dos semanas: Aparecería el cartel que a continuación os voy a mostrar, para que los vecinos, poco a poco, se vayan familiarizando con el emblema de la campaña.

























Posteriormente, colocaríamos los carteles (que simularían situaciones reales pero que en realidad son ficticias) en zonas clave de la portería, para así asegurar el máximo de OTS (opportunity to see, es decir, que lo vea el máximo de transeúntes posibles)

Para terminar, estaría bien evaluar los resultados. Disponemos de cámaras de vigilancia que nos ayudarán a medir cuantas personas durante este ultimo mes se han dejado la puerta abierta en relacián al mes pasado, antes de que empezara la campaña.

diumenge, 12 de juny de 2011

El proyecto

Todo empezó un bonito día de estudio encerrada en mi casa mientras veía por la ventana como todo el mundo disfrutaba de un sol radiante en pleno mes de mayo. Tan solo quedaban unas horas para examinarme de la asignatura de creatividad, y entonces fue cuando después de memorizar un sin fin de teorías de como hacer mi pensamiento productivo, me vino a la cabeza una idea para intentar desarrollar una campaña publicitaria. Parecerá un juego, y quizás lo sea, pero la idea en si me pareció estupenda para realizarla durante las vacaciones de verano.

El CASO: La puerta de la portería no se cierra sola (aunque debería pero esta estropeada). No hay manera de que los vecinos la cierran y como consecuencia, en navidades nos robaron un sofá, (sí, lo habéis leído bien, un sofá) entre otras cosas como extintores o bombillas.

EJE PSICOLÓGICO: Los vecinos no cierran la puerta. Con esta campaña lo que pretendo es intentar concienciar a las personas en que deben cerrar la puerta, es decir, corregir/modificar este mal hábito que tienen.

CONCEPTO: La idea es que la gente se conciencie en que debe cerrar la puerta. ¿Cómo? Dándoles a entender que su casa empieza aquí (en la portería) y no en el rellano de su piso.

MANIFIESTO: Vamos a por ello. Desarrollaré un seguido de gráficas simulando situaciones que podrían suceder en la portería, por el simple hecho de dejarse la puerta abierta. Situaciones totalmente normales que puedes ver en Barcelona, o en cualquier otra ciudad de España quizás, pero sacadas de contexto, ubicándolas en la portería.